Un granito de arena no alcanza, pero es algo

Artículo: Arq. Nicolás Li Calzi
Fotografía: L.A.Shooter
Fecha: 03/01/2012

(Los textos destacados son hipervínculos a los sitios web de los documentos mencionados)

Hace días atrás,  más precisamente cuatro, escribíamos el siguiente post llamado “Todo sigue igual que ayer”, donde mostrábamos las precarias condiciones de accesibilidad de una de las dos bajadas con rampa en casi 30 kilómetros de costa de la ciudad de Montevideo, en clara alución a la ausencia de una gestión programada con tiempo y desarrollo para brindar las condiciones necesarias que la legislación nacional y departamental establecen para el libre acceso de todas las personas a la faja costera.

Hoy en imagénes podemos decir, que contribuimos con un pequeño grano de arena, para que al menos con la ayuda de alguna persona, ya que las fotos evidencian que de manera autónoma es muy poco probable que un usuario de sillas de ruedas, pueda llegar al agua.

Creemos que hace falta frenar las acciones paleativas. La cura del problema, que aqueja a nuestra sociedad, es que no realizamos acciones de fondo.
Con estos mecanismos ayudamos a que alguna cosita aparezca, pero no depende solo de nosotros, de la voluntad de las personas.
Depende de DECIDIR CON CONCIENCIA Y CONFIANZA.

Esperamos con ansias que 2012, sea el año en que se equivocaron los mayas, y cuando nos demos cuenta que el mundo continúa, empecemos a obrar por un mundo accesible para todos.

Empecemos por casa. Empecemos por nuestros país. Hagamos un Uruguay accesible donde todos seamos parte.

Comments are closed.