Comentarios a nota publicada por APPCU en Diario El País 30/11/14

img037
(presione en la imagen para leer la nota original en mejor resolución)

Nota para el Presidente de APPCU en referencia a la publicación “ACCESIBILIDAD Y SENTIDO COMÚN”.

Estimado Arq. Ariel Cagnoli
PRESIDENTE DE APPCU

Me remito a usted en referencia a una publicación que en el día de hoy, domingo 30 de noviembre de 2014, el Esc. Anibal Durán Hontou, publicare en el Suplemento del Díario El Pais, denominada “ACCESIBILIDAD Y SENTIDO COMÚN”.

Me veo en la obligación de realizar las siguientes apreciaciones dado que dicho artículo posee varios errores conceptuales de importancia, que ilustran de manera errónea el proceso de evolución de la accesibilidad al medio físico en nuestro país y más precisamente en nuestra capital.

En el comienzo del artículo se dice: “Bienvenida la accesibilidad y su consideración como central preocupación. El hecho que exista un porcentaje ínfimo de personas con cierta discapacidad, no nos debe hacer perder la óptica y soslayar o ignorar esta realidad. De ninguna manera.”

El artículo ya comienza con una valoración subjetiva de la discapacidad y de la población objetivo pasible de la misma. Términos como ínfimo y cierto dan una visión parcial y errónea de la temática. En el último censo realizado por el INE, en el año 2011, en cifras generales poco más de 500000 uruguayos padecen al menos una discapacidad, discriminadas estas entre leves, moderadas y severas. De esos compatriotas, unos casi 493000 viven en el entorno urbano del país. Si a esto le sumamos que la persona con discapacidad, en términos generales no vive sola, y haciendo una generalidad de 2.5 personas como núcleo familiar promedio, diríamos que directamente vinculadas al hábitat de una persona con discapacidad hay 1:232.500 uruguayos.

Queda más que demostrado que no hablamos de un porcentaje ínfimo de personas con discapacidad, ni de uruguayos que viven y conviven con la discapacidad.

Luego se dice: “Tan es así que fue precisamente APPCU quien sugirió en una reunión en UNIT, la generalización de la accesibilidad en vivienda colectiva, a través del concepto de convertibilidad, hace ya más de cuatro años. Convertibilidad supone adaptar una unidad a una persona discapacitada pero sin distorsionar el proyecto original, dejando viable el emprendimiento”.

Nuevamente se comente algunos errores, siendo estos de forma y de contenido.

Si bien es cierto que APPCU sugiere la inducción del concepto de convertibilidad en la vivienda colectiva (concepto que existe desde hace décadas en referentes extranjeros), no fue precisamente en una reunión en UNIT, sino en una nota presentada por el presidente Arq. Ariel Cagnoli, fechada el 27 de Mayo de 2009 y dirigida a la Directora del Departamento de Planificación Territorial de la Intendencia de Montevideo, Arq. Cristina Pastro. Cabe destacar que dicha nota fue discutida en el seno de la Comisión de Seguimiento de la Ordenanza constituida por UNIT-SAU-IM y no en el ámbito del Comité Especializado de Accesibilidad al Medio Físico de UNIT.

En lo que refiere al concepto de convertibilidad, según lo dispuesto en la Resolución 898/14 (la resolución mencionada), Accesibilidad Convertible es cuando mediante mínimas adaptaciones previstas en el proyecto original, se pueden obtener itinerarios o locales de la edificación con accesibilidad o accesibilidad básica, según corresponda, para obra nueva o reforma. Dichas adaptaciones refieren a: retiro de bidet, adición de accesorios o apertura de vanos. En el caso de requerirse demoliciones parciales sólo serán admitidas para ampliación de dormitorios o cocina, siempre que éstas no afecten elementos estructurales o columnas montantes de instalaciones, las que no deben alterar la tipología original planteada para la vivienda en la que se efectúa la convertibilidad. Se incluye la previsión del espacio necesario para la posible colocación de ascensor accesible en el caso de edificaciones de obra nueva de más de un nivel que no requieran reglamentariamente ascensor, vinculando los itinerarios accesibles de ingreso a todas las unidades.

Esta definición no solo es clara y contundente, sino que se alinea a la normativa regional e internacional tanto para las condiciones de accesibilidad, como para las consideraciones de restricción de parámetros cuando hablamos de obra existente.

Lo que se expresa en la nota con la frase “los números que son porfiados, no cierran…”, es una apreciación totalmente subjetiva y carente de sustento técnico, que sorprende sea manifestada por la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay en el diario de mayor tiraje del país, con tal liviandad.

En el siguiente párrafo, APPCU pretende que se aplique para obra nueva los conceptos de accesibilidad básica como patrón para obra nueva solo en los espacios comunes y no al interior de las unidades. Cabe preguntar si quien elaboró la nota y, Dios quiera o cruz diablo como prefiera, si tuviera el día de mañana una discapacidad que le afecte su movilidad u otro órgano, pasaría a vivir y realizar todas las actividades de la vida cotidiana en el corredor de su edificio, por no poder entrar o deambular en su propia vivienda.

En lo personal discrepo rotundamente con la frase: “Viene a cuanto para que, reforzando la idea, se viabilice el emprendimiento”.

Aquí el redactor deja ver la viabilidad de los emprendimientos inmobiliarios en los predios que hace referencia, depende directamente de la existencia o no de condiciones de accesibilidad.

Pero lo más grave y elocuente se referencia en el siguiente párrafo donde se dice: “Asimismo se pretende que se elimine el área de rescate en escaleras de uso común. La práctica enseña que dichos espacios de rescate son utilizados como depósitos y no para la finalidad original. Seamos prácticos”.

La verdad que no salgo de mi asombro al leer este párrafo, que la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay pretenda involucionar en medidas de seguridad en las edificaciones, más aún cuando estas apuntan a personas en condición de vulnerabilidad en emergencias por no poder desplazarse con autonomía. Que la práctica enseña y que seamos prácticos, son calificativos muy poco profesionales y totalmente livianos para defender dicha postura.

Invito al Escribano a leer la publicación de la United Spinal Association, denominada “Seguridad contra incendios para usuarios de sillas de ruedas en el trabajo y en el hogar”. (http://www.unitedspinal.org/pdf/seguridad_incendios.pdf)

Para terminar, es sorprendente que se respalde en la idea de Uruguay País en Vías de Desarrollo, para decir que la accesibilidad impacta fuertemente sobre la inversión y el empleo.

Alvaro Siza manifestó que si se ignora al hombre, la arquitectura es innecesaria.

Tadao Ando por su parte nos dice que la arquitectura solo se considera completa con la intervención del ser humano que la experimenta.

Bjarke Ingels va más allá y expresa que la humanidad evoluciona a través de la adaptación a los cambios en su entorno natural. La aparición de la arquitectura y la tecnología nos ha permitido que ahora tengamos el poder de adaptar nuestro entorno a la manera en la que queremos vivir, y no al revés.

Invito a reflexionar a los actores intervinientes, especialmente a la Sociedad de Arquitectos del Uruguay, al Instituto Uruguayo de Normas Técnicas y a la Intendencia de Montevideo, porque como profesional considero que la postura que se está llevando adelante y publicitando en dicho medio gráfico, va contra lo que se ha avanzado en materia de accesibilidad al medio físico.

Arq. Nicolás Li Calzi
Postgraduado en Accesibilidad y Diseño para Todos de la Universidad Internacional de Catalunya.
Responsable de Uruguay Accesible Consultores®
Docente responsable del Curso de Accesibilidad al Medio Físico de la Facultad de Arquitectura.

1 Response to "Comentarios a nota publicada por APPCU en Diario El País 30/11/14"

  • Mauricio Namoncura On 02/12/2014 @ 10:41 AM

    Lamentablemente, el pensamiento de APPCU (me imagino a un símil de la cámara chilena de la construcción), es un pensamiento común en muchos colegas…ven la accesibilidad como un “problema”, una “traba” que limita nuestra posibilidad de diseño y no como un desafío que enriquese nuestro proyecto.
    Solo una cosa para aportar a la clara postura del colega Nicolás… La accesibilidad no es sólo para las personas en situación de discapacidad, no sólo “ellos” se ven beneficiados con un espacio, producto, servicio, información, accesible.
    Saludos desde Chile.
    Mauricio Namoncura
    Arquitecto especializado en accesibilidad